El tema que no tocó Michelle Bachelet (Los derechos de la comunidad LGBT+)

Los derechos LGBT+ brillaron por su ausencia en la rueda de prensa realizada el pasado 9 de abril en el Centro Cultural de España (CDMX), con la que la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, concluyó cinco intensos días de trabajo en nuestro país.

México ocupa el segundo lugar a escala mundial y en América Latina en crímenes por homofobia, según la Comisión Ciudadana Contra Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH). A pesar de la alarmante realidad, Michelle Bachelet no hizo mención alguna sobre la comunidad LGBT+ mexicana y la grave situación que atraviesa.

Alejandro Brito, activista y director de Letra S, Sida, Cultura y Vida Cotidiana una organización civil sin fines de lucro dedicada a la difusión de información y a la defensa de los derechos humanos, declaró en entrevista exclusiva con Homosensual que esto es preocupante.

Resulta preocupante que no se haya mencionado a las personas LGBT+ porque la violencia hacia ellas está muy invisibilizada. Y con esta oleada de violencia que sufrimos en México queda aún más invisibilizada. Me parece que por lo menos uno podría esperar que un organismo de la ONU de derechos humanos, como el que representa la señora Michelle Bachelet, sí tomara en cuenta estos índices de violencia hacia la población LGBT+.

¿De qué SÍ habló Michelle Bachelet?

El discurso de la expresidenta de Chile compuesto por siete páginas abordó prácticamente todas las problemáticas que vive México en materia de derechos humanos. Todas menos la de la población LGBT+ mexicana, cuyos miembros en especial las mujeres trans suelen ser humillados, torturados y asesinados.

Bachelet habló de las cifras aterradoras que México tiene; cifras propias de un país en guerra: más de 40 000 personas desaparecidas, 26 000 cuerpos sin identificar registrados por el Estado, 850 fosas clandestinas que se han encontrado, y que una de cada diez mujeres en detención afirma haber sido víctima de violación.

Pero ¿qué cifras dio acerca de los crímenes de odio o por homofobia que se realizan año con año en nuestro país?

Ninguna. Quizá esto se deba a que, según Alejandro Brito, al día de hoy «no hay registros oficiales» y «ese es un problema real, un problema grave».

Es, además, un síntoma de la poca importancia que el Gobierno le da a este tipo de problema. Entonces esperaríamos un pronunciamiento de Michelle Bachelet al respecto, que conminara al Gobierno de México a registrar, a crear mecanismos de registro de este tipo de violencia que se dirige específicamente hacia personas LGBT+.

Bachelet también habló del caso Ayotzinapa, de la impunidad y la desconfianza que los mexicanos tenemos en las autoridades, de la incipiente Guardia Nacional, del alarmante incremento de feminicidios, del hacinamiento en las cárceles, del maltrato que sufren los reos, de la criminalización injustificada que enfrentan las mujeres que han interrumpido un embarazo.

Por último, la alta comisionada de la ONU por los Derechos Humanos se refirió a la pobreza, la discriminación y la exclusión que viven los pueblos y las mujeres indígenas, las trabajadoras del hogar y las personas migrantes. El único grupo vulnerable que brilló por su ausencia en el discurso de Michelle Bachelet fue la población LGBT+ mexicana, cuyos derechos humanos son pisoteados día a día en nuestro país.

Puedes ver la rueda de prensa completa de Michelle Bachelet aquí.