Un policía transfóbico detienen a mujer trans por como lucia

Esta semana se está llevando a cabo la Semana del Orgullo en Jalisco. Este evento se realiza en Puerto Vallarta, una de las ciudades más gay-friendly del país. Sin embargo, aun con estas celebraciones, la comunidad LGBT+ sigue siendo objeto de discriminación, así como de homofobia. Lorena Amor Barajas Espinoza, quien fue víctima de un policía transfóbico en dicha localidad.

A través de su cuenta de Facebook, Lorena narró la terrible experiencia que vivió la madrugada del lunes 20 de mayo en dicha localidad. La afectada fue interceptada por el comandante «Elio», quien iba a bordo de la patrulla 336, con el objetivo de realizar una revisión de rutina. Sin embargo, el policía transfóbico siempre se refirió a Lorena como hombre, a lo que ella le respondió que se trataba de una mujer y debía hablarle como tal:

«Se refería hacia mi persona como hombre, por lo cual mi reacción fue de sorpresa y molestia. Aun así, le solicité al elemento de seguridad, de la manera más atenta, que respetara mi persona, asegurándole y demostrándole que legalmente soy Lorena Amor Barajas Espinoza».

Tras la petición de Lorena, el policía empezó a burlarse de su persona. Para la mujer, quedó claro que la detención y la actitud del comandante eran producto de la homofobia y de la transfobia. Barajas Espinoza le recordó al individuo que el propio alcalde de Puerto Vallarta, Arturo Dávalos Peña, habló en conferencia de prensa sobre la importancia de respetar y de ser incluyentes con todas las personas. Sin importar su género ni orientación sexual. Aun así, el comandante «Elio» respondió de manera agresiva y autoritaria:

«Él, ya molesto, agresivo y violento, procedió a esposarme y detenerme. Nuevamente le pregunté por qué me estaba deteniendo, por qué me hacía esto y por qué tomó esa actitud hacia mi persona. Él solo se burlaba y respondió irónicamente que él era la autoridad».

Él es el comandante.

Una vez a bordo de la patrulla, dieron vueltas por una zona de matorrales por un tiempo aproximado de una hora. Una situación que preocupó a Lorena, pues recordó la triste historia de un amigo que pasó por una experiencia similar:

«Después de ser esposada y detenida en la patrulla, procedió a dar vueltas durante, por lo menos, una hora. Durante este tiempo me llevó a una zona desconocida, en la cual yo solo podía ver matorrales. Y obviamente temía por mi vida, ya que hace algunos años a un amigo le sacaron los ojos en los separos de las juntas».

Abordo del vehículo también viajaba una oficial del sexo femenino, quien se mostraba preocupada por la integridad de Lorena. La agraviada le pidió ayuda, pues era evidente que no había cometido ningún delito.

Más burlas a su persona

Una vez que llegaron a los separos municipales, los comandantes se burlaron de Lorena en cuanto la vieron descender del automóvil. Una vez más, solicitó que se le respetara. Ante la reprobable actitud del cuerpo policial, Barajas Espinoza les recordó que estaban cometiendo actos de homofobia y de transfobia.

Para Lorena, el respeto y la educación son elementos indispensables para que sean aceptados los derechos de la comunidad LGBT+.

«Con esto me doy cuenta de que cualquier persona está expuesta a pasar por actos de homofobia y transfobia. Nadie queda exento, no importa cómo vistas, cómo te veas, cómo hables. Se trata de respeto y educación. Eso es lo que les falta a muchos de nuestros elementos de seguridad pública. Con esto hago un llamado a nuestras autoridades y amigos, pues aún hay mucho por trabajar en el Puerto que queremos».